En nuestra propia almazara molturamos las aceitunas de cosecha propia además de aceitunas de agricultores de la zona y las convertimos en “zumo de aceituna” (aceite de oliva virgen extra y virgen) de primerísima calidad.
Los aceites producidos en la almazara se clasifican y almacenan en depósitos de acero inoxidable (nitrogenado) hasta su posterior envasado.
Contamos con varias líneas de envasado que nos permiten envasar en botellas de cristal de todos los tipos y diferentes capacidades así como PET y latas. Hay que destacar que nuestro sistema de envasado es por peso y no por volumen, lo que es muy importante en el caso del aceite de oliva ya que según la temperatura ambiental su volumen es diferente, sin embargo el peso siempre es el mismo (0,916 kg/litro).

La producción propia de aceite de oliva virgen extra viene de cultivos tradicionales de la zona donde la mayoría de los olivos son centenarios ubicados en las últimas estribaciones de los Montes de Toledo.